Siem Reap desde hoy es m√°s especial para mi

La mayor√≠a de gente tiene claro que Siem Reap (Camboya) es uno de los lugares imprescindibles del mundo gracias a los Templos de Angkor. Pero si bien este sitio es especial, para m√≠ lo es a√ļn desde hace un par de meses gracias a un gato.

Os cuento la historia

Estaba cenando con unas amigas en un restaurante cerca del guest house donde nos aloj√°bamos. Al d√≠a siguiente √≠bamos a visitar una de las maravillas del mundo y hab√≠a que descansar. El amanecer lo ver√≠amos desde all√≠. Ten√≠amos que levantarnos pronto. Cuando nos dispon√≠amos a pagar la cuenta y salir, apareci√≥ ante mis ojos una bolita negra muy peque√Īa. Era un gatito de tan s√≥lo 2 semanas. Enamorada de los animales, y de los gatos en especial, ten√≠a que cogerlo, tocarlo y darle mimos. Era tan bonito que era imposible resistirse.

Ya nos √≠bamos, cuando los due√Īos del restaurante, una pareja de j√≥venes reci√©n casados y esperando a un beb√© humano, me preguntaron si quer√≠a quedarme al gato. Al principio pens√© que hab√≠a entendido mal la pregunta. A veces cuando el idioma es tan diferente e incluso hablando el ‚Äúmismo ingl√©s‚ÄĚ cometes errores tanto de expresi√≥n

Sin miedo a nada

Sin miedo a nada

como de entendimiento. Así que les hice repetir la pregunta. Pero no, no lo había entendido mal. Tranquilamente me explicaron que no querían al gato. Que era suyo pero que no le iban a dar de comer hasta que se muriese. Mi mal humor empezaba a aparecer.

¬ŅQu√© hice con el gato?

Después de escuchar sus insustanciales excusas. Y tras comprobar que efectivamente el gato no iba a tener un buen destino en sus manos, decidí llevármelo con los consiguientes problemas que me iba a acarrear la situación. Pero no podía dejarlo allí. No sabiendo que su destino estaba escrito, así que decidí cambiarlo.

En mi alojamiento no permit√≠an animales. Tuve que jugar al escondite con los trabajadores y entrar a ‚ÄúLittle Angkor‚ÄĚ, que es el nombre que le puse, escondido en una mochila. Desde ese momento, se convirti√≥ en el carrito para este nuevo beb√©.

¬ŅQu√© decir de √©l?

Recién despertado

Recién despertado

Se port√≥ como un campe√≥n para que nadie le escuchara y averiguase que estaba en la habitaci√≥n conmigo. Dorm√≠a pegado a mi piel o encima de mi cabeza. De vez en cuando se sub√≠a a mi cadera a terminar el sue√Īo (yo duermo de lado).

Muchos problemas pero todos con solución

Encontrar comida apropiada no fue tarea f√°cil en este pa√≠s. En el supermercado compraba latitas de at√ļn o de salchichas y se las daba bien troceaditas. ¬°Es que era un gato tan peque√Īo!

Little Angkor ten√≠a problemas para hacer sus necesidades, y su barriga se hinchaba cada vez m√°s. As√≠ que buscando informaci√≥n en internet, porque aunque he tenido muchos gatos en mi vida, nunca me hab√≠a pasado esto, descubr√≠ que para ayudarle, necesitaba masajear y estimular sus partes genitales para activar el organismo y ayudarle a ‚Äúque fuera al ba√Īo‚ÄĚ.

Cuatro d√≠as pas√≥ conmigo, 24 horas al d√≠a. Metido en la mochila lo llevaba a pasear por la ciudad, entr√≥ conmigo a los templos (tambi√©n est√° prohibido), vino conmigo a comer o dorm√≠amos juntos. Pero el final se acercaba y no me lo pod√≠a quedar. Ten√≠a que salir del pa√≠s por caducidad del visado y todav√≠a me quedaba m√°s de un mes de viaje, recorriendo otros dos pa√≠ses, incluido alg√ļn avi√≥n que otro. Sin papeles del animal y sin cuarentena, no me lo pod√≠a llevar muy lejos de all√≠ y las protectoras de animales brillan por su ausencia, al menos en Camboya.

En los Templos de Angkor

En los Templos de Angkor

La estrella apareció en el momento adecuado

Pero la suerte quiso que al final encontrara a Josette. Una francesa que llevaba unos a√Īos viviendo en Siem Reap y que ten√≠a gatitos alojados en su casa y en una pagoda budista: ‚ÄúSiem Reap Pagoda Cats‚ÄĚ. Es una organizaci√≥n sin √°nimo de lucro que se dedica a cuidar de los animales callejeros (en especial gatos). Cuando ya son adultos, los llevan al templo budista. Josette al principio me dijo que no, estaba saturada y ten√≠a la casa llena. Y aunque la comprend√≠a porque s√© c√≥mo funcionan las protectoras, ella era la √ļnica estrella que hab√≠a aparecido en mi camino para ayudar a mi bola peluda negrita. Tras muchas conversaciones al final decidi√≥ ayudarme, ya que seg√ļn ella, hab√≠a visto que de verdad yo amaba a los animales y que el gato merec√≠a una oportunidad. Todos se lo merecen estar√©is pensando, y as√≠ es, pero en el sudeste asi√°tico hay demasiados animales callejeros. Es algo ‚Äúnormal‚ÄĚ por lo que se dificulta la labor de las protectoras y de la gente que de alguna manera queremos ayudar.

Qued√© con Josette al d√≠a siguiente en un restaurante. De all√≠ ir√≠amos a su casa, que es donde tiene a los gatitos peque√Īos hasta que son aut√≥nomos para llevarlos al templo. Le llev√© un donativo por el favor, algunas latitas de comida especial (ella me dijo en qu√© lugares concretos pod√≠a encontrar comida para animales).

La nueva casa de “Little Angkor” y su triste final

Little Angkor se quedó allí junto a sus nuevos 7 hermanitos con los que compartiría los días siguientes hasta que se hiciera un poco más mayor. Al día siguiente yo salí del país. Durante los días posteriores, Josette me iba informando de la evolución de Little Angkor y me mandaba fotos. Aunque asustado al principio y durmiendo detrás de la nevera, poco a poco se iba socializando con el resto y parecía que todo iba bien. Y digo parecía porque a los 5-6 días murió. Estaba muy débil. Había sido separado de su madre cuando tan sólo tenía unos días. Y aunque aparentemente estaba sano, por dentro las pocas defensas que tenía se lo iban llevando.

Mi gato en su nueva casa

Mi gato en su nueva casa

No pude evitar llorar cuando me enter√©. Hubiera preferido que tuviera una mejor vida. El pobre con tan s√≥lo 2 semanas, ya hab√≠a pasado mucho. Quiz√° era mejor as√≠. Desde luego tengo claro que Josette hizo un trabajo magn√≠fico y ayud√≥ al peque√Īo en todo lo que pudo. Por ello quer√≠a escribir estas l√≠neas para agradecerle su labor y animarles a que sigan haciendo su buen trabajo, aunque cada vez existan m√°s dificultades para ello.

banner_foto_766-x-73

Im√°genes Relacionadas: